Eclipse, Carlos Salem

viernes, 13 de marzo de 2009

ECLIPSE
Para Arturo Martínez

Gregor Sotanovsky se asumía distraído, se gustaba especial, se odiaba diez minutos al día.

Excepto los jueves.

Porque los jueves sacaba de paseo a los relojes, y al verlos trotar alegres por el parque, olvidaba controlar el momento en que le tocaba comenzar a odiarse y después ya no había manera.

Gladys Repolletti se temía aburrida, se sospechaba lujuriosa, se convertía en ruiseñor cuando el otoño desnudaba árboles. Y luego los bomberos tenían que venir a bajarla, porque desafinaba bastante y sufría de vértigo.

Se enamoraba siempre de un bombero diferente, que correspondía a su pasión durante seis peldaños, y luego, aburrido, la dejaba caer.

Él era apocado, achatado en los polos, oblongo en la melancolía, suspiraba hacia adentro y se alimentaba de cáscaras de pipas.

Ella era oronda por parte de padre y ubicua por parte de madre, lloraba cuando le venía la risa, y volvía a llorar cuando la risa se le iba.

Él hubiera sido un sabio muy famoso si su distracción no lo hubiera dejado en el estado de anónimo ignorante. Pero como no sabía ni siquiera eso, era feliz. Y cuando tocaban el timbre de su casa para venderle tranvías, primaveras o vientos alíseos embotellados, siempre creía que el que llamaba era un sueco que venía a entregarle el Nobel.

Ella hubiera sido una amante de novela si su tendencia a aburrir a quien se acercara a menos de un metro de distancia no la hubiera condenado al estado de excitación frustrada. Y cuando por su ventana abierta a la noche cantaba un búho, ella creía que era un fornido bombero que ardía de deseo por su cuerpo, y tenía un orgasmo de grado siete en la escala Mercalli, o un ataque de acidez estomacal, nunca estaba segura.

Él vivía en un edificio de amplios ventanales, pero como estaba enfadado con el sol desde que era niño, a cuenta de no sé qué historia de un rayo perdido en el arroyo, nunca se asomaba a la ventana antes del crepúsculo, momento en que aprovechaba para hacer al astro rey unos energéticos cortes de manga hasta verlo desaparecer tras el horizonte.

Ella vivía en el edificio de enfrente y, como detestaba a la luna desde que su primer novio la dejó con la excusa de una dudosa licantropía, sólo se asomaba al amanecer, celebraba la derrota de la luna y soplaba sonores besos al sol, que en alguna ocasión se ruborizó, aunque torpes astrónomos adjudicaron el fenómeno a una prosaica tormenta cósmica.

Nunca se habían visto.

Pero un jueves a él se le escaparon los relojes en el parque y comenzó a confundir las horas y odiarse a destiempo. Por eso cierto amanecer que supuso crepúsculo, mientras creía increpar la despedida del sol con sus cortes de manga, creyó percibir un ruiseñor enorme en el árbol de la otra acera.

Y ella, que era miope pero oía peor, creyó distinguir a un apuesto bombero que la saludaba desde la ventana. Olvidó que era un ruiseñor y cayó del árbol.

Él trató de detenerla al vuelo y cayó también.

En ese momento comenzó el eclipse.

Y se vieron.

Y se amaron entre la oscuridad repentina, eufóricos por la muerte del sol y de la luna.

Cuando llegaron los suecos a entregarle el Nobel, él no les abrió la puerta porque estaba dentro de ella. Y tranvías ya tenía.

Cuando un camión repleto de bomberos enamorados se detuvo frente al árbol de ella, ella no estaba, porque volaba en la penumbra de las manos de él y sus manos nunca se aburrían de tocarla.

Juraron amarse todo el tiempo que durase el eclipse.

Dura todavía.




Carlos Salem, "Eclipse", Yo también puedo escribir una jodida historia de amor, Ediciones Escalera, Madrid, 2008, pp. 73-75.

5 comentarios:

Sabela dijo...

Me encanta, los eclipses siempre son algo bonito. Y la lluvia también y, aunque abunda más, hay que reconocer que la nuclear más bien escasea...

P.D. No te olvides de algunos dragones verdes con el pelo rosa.

Bss soleados

raquel dijo...

A mí me gustaría haber visto un eclipse en condiciones, y sería posible si aquella vez no nos hubieran dado la orden de cerrar las persianas (no sé si te acuerdas, yo me he acordado con tu comentario y es digno de recordar, me había sentado fatal aquello).

Sobre la lluvia... menos mal que escasea la nuclear, ¿no crees? (al menos entendiéndola de manera literal), porque si no, no andaríamos muy bien de salud (o directamente, no andaríamos...).

¡Ya no me acordaba de los dragones verdes con el pelo rosa! Ya te dije, eso vale para título, no sé para qué, pero lo veo destinado a eso. A ver si cuando vuelva a tu casa me enseñas esa obra de arte. Y también a ver si nos vemos, recuerda mi regalo, que se fundamenta en lo más caduco que existe.

Un beso, y oyasumi nasai.

Anónimo dijo...

Un ECUADOR te está esperando.

raquel dijo...

Muchas gracias por conseguirlo tan pronto.

A ver si puedo ir el lunes.

Sabela dijo...

Perdona por contestar tan tarde, de día y de hora, ya te conté la chapuza que tengo por ordenador y otras chapuzas que hicieron que no me apeteciese mucho encenderlo...Y bueno, acabo de tener ración de análisis con Virg, y antes de dormir sentí la necesidad de saludarte,y como no eran horas de llamar y y y... A ver si no sueñas cosas tan...¡¿inquietantes?! Ah! Y espero que te haya ido bien el trabajofastidiadordediasfestivos. Yo no he hecho absolutamente nada hasta ahora por la noche, y no sabes lo bien que sienta!

Pues nada, me voy dormir que hace mucho mucho sueño ;) y veo que ya no coordino mucho (¿¿coherencia o cohesión?? jeje)

Bss estrellados