Estrategias, Jorge Riechmann

jueves, 25 de marzo de 2010
ESTRATEGIAS

La cuestión es si comenzamos la línea con un cero o con un uno.

El método que aconseja tomar como punto de partida la peor hipótesis posible pasa por ser racional y realista. Y en cierto sentido su racionalidad y realismo son incontestables. El problema es que semejante método nos pone en una situación en la cual la peor hipótesis posible adquiere una elevada propensión a abandonar el mundo de las hipótesis para encarnarse en el de las realidades. Los científicos sociales estudian estas profecías que arrastran consigo su propio cumplimiento.

Si trato a mi hermano como si fuese un canalla, y le hago saber que lo considero un canalla, casi con toda seguridad se comportará como un canalla. Si señalo a mi vecino que lo considero un enemigo, y actúo como si fuese un enemigo, casi con toda seguridad él obrará como mi enemigo. Si te trato como a un cadáver, sin ponerte la mano encima estoy contribuyendo a matarte. En cada caso, cargándome —eso sí— de racionalidad y realismo.

La cuestión es si comenzamos la línea con un cero o con un uno. Gandhi, antes de que comenzase la digitalización del mundo, escribió: «El socialismo comienza con el primer convencido. Si hay uno así se podrán agregar ceros al uno, y el primer cero contará por diez, y cada agregado valdrá diez veces el número anterior. Si no obstante el que comienza es cero —o, en otras palabras, nadie se atreve a empezar— la multiplicidad de ceros también producirá un valor de cero. El tiempo y el papel empleados en escribir ceros serán tan sólo desperdicios».

También se puede releer a Monatte, un sindicalista francés de comienzos de siglo: «Cuando llego a un lugar y me dicen que no se puede hacer nada, inmediatamente pienso que está todo por hacer».



Jorge Riechmann, Desandar lo andado, Hiperión, Madrid, 2001, páginas 79-80.

2 comentarios:

xiztoria dijo...

Vaya, vaya.... lectura muy interesante para uso de profesores de enseñanza media. Empezar con 0 o con 1....
Yo soy, generalmente de los de 1 ( y no me puedo quejar) Aunque empezar con 1 tiene siempre un riesgo mayor de fiasco y desilusión... hacerlo es atreverse a proclamar que "Nada está perdido si se tiene por fin el valor de proclamar que todo está perdido y hay que empezar de nuevo" (¿donde he leido esto?)

raquel dijo...

Lo bueno del texto es que se puede extender a cualquier ámbito. Yo también suelo tender a empezar con 1, aunque algo más de realismo (quizás no un rotundo cero, pero sí 0,25 o 0,5) me vendría bastante mejor en ocasiones. La frase de Cortázar es muy bonita en la teoría, pero es evidente que no todo es reconstruible, ni siempre hay segundas oportunidades, y hay guerras perdidas simultáneamente a su estallido. Así que lo más sensato sería ver la situación concreta, y después decidir con qué cifra empezar (y como esto también es teórico, me temo que seguiré con las líneas que parten en el 1 y naufragan en una nueva desilusión, qué se le va a hacer xD).