El amor de los diferentes, Mateo de Paz

martes, 17 de agosto de 2010
EL AMOR DE LOS DIFERENTES

Ella cerró los ojos, se llevó el dorso de la mano a la mejilla, se rió con risa sencilla y encantadora -todo era encantador en aquella menuda mujer- y dijo: -Me parece que estoy bebida... ¿De dónde ha salido usted?
Ivan Bunin


La playa tenía un color invernal, como un día de sueño que antecede a un despertar de improviso y borroso. Entre la arena, la basura del verano estaba reunida en montoncitos por toda la playa en espera de que llegara el camión: la misma rutina de siempre. Al final de cada temporada, los turistas se marchaban y nos dejaban en la playa toneladas y toneladas de escombro que no servían nada más que para dar alimento a las alimañas. Alcé mis prismáticos y vi asombrosamente a una mujer haciendo el pino en la arena. Entre tanta basura, no me explicaba cómo podía guardar tal equilibrio que se supone sólo natural a los sueños: la verticalidad más absoluta. Vi que estaba desnuda. Me acerqué a trompicones, luchando entre las dunas para que la arena no se metiera en los zapatos. Decidí descalzarme y recuperarlos más tarde. Me acerqué, como digo, y le pregunté, no sin torpeza, cuál era la razón de semejante y grotesca incomodidad. Ella no respondió. Había algo en aquella mujer que me alentaba a continuar con un interés preocupado más bien por saber el motivo de semejante chifladura que un deseo de llevármela a la cama, quizá el extraño glamour de las diferentes. Ella no me respondió a pesar de mi insistencia. Probé a desnudarme y así colocarme en igual desamparo ante los espectadores que se amontonaban a nuestro alrededor. Quizá era timidez o mesura, porque ella continuaba con ese silencio palpable en el aire que ya comenzaba a cansar a la concurrencia. Mi solución de cambiar de estado y ver el mundo al revés no sirvió, sin embargo, para que ella me respondiera, más bien me hizo aprender el lenguaje de los sordos. Diez años después seguimos estando en el mismo lugar y en la misma pintoresca postura, alegrando cada verano a los miles de turistas que nos hacen fotografías y nos preguntan la razón de nuestro peripatético duelo.
Mateo de Paz



Pablo Gallo (ed.), El libro del voyeur, Ediciones del Viento, La Coruña, 2010, p. 139.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Muy buena elección.

Anónimo dijo...

Pese a ser un amor diferente no es un amor real...es estático y carece de comunicación, ni siquiera en su diferencia se haya esa unión especial, ya que él no es así...cambió por ella...pero ¿acaso esos cambios son permanentes? Amor artificial...

Anónimo dijo...

Me parece un microrrelato interesante por cuanto nos comunica. Curiosamente, creo que esa comunicación al lector es un contrasentido porque los personajes carecen de ella. Él se enamora al contemplarla, es una especie de espía que la sigue -un voyeur, digámoslo así- y se compromete con ella al permanecer en el mismo estado que la encontró. En mi opinión en toda relación siempre hay uno que cede y uno que es sordo: incomunicación y respeto. Este texto me parece estupendo.

Gracias.

Estefanía

Editorial Bokin dijo...

Estimado escritor (a) la Editorial Bokin, radicada en la ciudad de Miami, Florida, Estados Unidos de América, los invita a unirse a nosotros. Somos una editora que se dedica a la publicación de todo tipo de manuscritos. Ofertaremos sus obras en Amazon.com, así como en las diferentes librerías del mundo. Usted obtendrá el 3O% de las ventas por Amazom.com y el 20% de las ventas en las librerías y por nuestra página web. Publique su obra bajo el sello de nuestra editorial. Somos un numeroso grupo de profesionales que realizaremos todas las correcciones a su manuscrito que sean necesarias y diseñaremos tanto el interior de su libro como la carátula. Trabajaremos conjuntamente con usted hasta que su obra literaria sea una obra maestra.
Contactos: Web: www.editorialboquin.com E-mail: editorialbokin@outlook.com