Pared de carga, Isabel Pérez Montalbán

jueves, 10 de febrero de 2011
PARED DE CARGA

Y cuando creas que tus brazos ceden,
que no pueden tener más resistencia,
que el peso del dolor parte los huesos,
aguanta un poco, sólo un poco más,
feliz de ser feliz en la desgracia,
instinto de burlarse de la muerte.

Un gramo, sólo un gramo más de daño
ya te inmuniza la musculatura
entera de la risa, de las piernas
como andamios, poleas de la lágrima,
del pecho como un bloque de ladrillo:
las ventanas tapiadas para el mundo.



Isabel Pérez Montalbán, Un cadáver lleno de mundo, Hiperión, Madrid, 2010.

2 comentarios:

Máximo dijo...

...feliz de ser feliz en la desgracia...

Más que un verso, escuela de vida.

Siga, siga...

raquel dijo...

Habrá que aprender.

Así que dirigiendo el tráfico en estos desvíos por obras (y obras desviadas).