Inverosímil, Julián Sánchez Caramazana

lunes, 12 de septiembre de 2011
El último unicornio, Doreen Bates

INVEROSÍMIL

Si os cuento que me fui de copas con un Unicornio seguro que no os lo creéis. Sabéis que no tengo ni un céntimo de euro y que los Unicornios son unos rácanos.


Julián Sánchez Caramazana, Venidos del miedo, Páginas de Espuma, Madrid, 2007, p. 70.

2 comentarios:

de soslayo dijo...

Vale, no tienes ni un céntimo de euro y los Unicornios son unos rácanos, pero a mí ya casi nada me asombra, inverosimil o no. Otra cosa sería que me dieras más datos, por ejemplo, cómo y dónde acabasteis abrazados cantando Asturias patria querida... Beso.

raquel dijo...

Bueno, sí, es verdad: bastante más que achispados, nos lanzamos a cantar; el problema es que mi Unicornio se emocionó tanto que hasta parecía que relinchaba, y las quejas de los demás clientes del bar nos hicieron huir al galope de allí. Arañamos a la noche alguna hora más, y aunque no le he vuelto a ver el pelo (ni siquiera una pluma raída de sus alas), todavía hoy siento sus huellas: en la tintorería ya se han preguntado por qué no salen de mis sábanas esas extrañas manchas en forma de herradura.