Rencor, Rubén Martínez

martes, 6 de septiembre de 2011

RENCOR

Injustamente hechizada, la rana buscó trabajo en una tienda de ropa femenina, se mudó a un vecindario de mala muerte, se casó con un hombre que no le pegaba los domingos, tuvo varios hijos y llegó a ser abuela, pero nunca, nunca dejó de maldecir a la bruja que la había convertido en mujer.


Rubén Martínez, 47 ideas para una novela, Palabras del Candil, Guadalajara, 2008, p. 29.

2 comentarios:

Roberto dijo...

Soy nuevo por acá. Creo que me volveré polvo de este huracán de ideas.

raquel dijo...

Roberto, bienvenido. Aquí no hay aspiradoras, así que disfruta del viaje.