[La función afectiva], Josep Maria Esquirol

martes, 17 de julio de 2018
Ivan Kislov


[...] la sinceridad es un bien más preciado que el de la información veraz. Valoramos más la palabra del amigo que nos habla con franqueza —aunque pueda estar equivocado— que la información supuestamente objetiva que circula impersonalmente. En paralelo, son más turbadores el engaño, la violencia verbal y el insulto (lo contrario de la palabra franca) que el error (lo contrario de la verdad objetiva). ¿No nos indica esto que con respecto al habla, es más «esencial» la función afectiva y existencial que la veritativa (entendida ésta como correspondencia entre proposición y realidad)? Y no es que lo último no cuente —cuenta, y mucho—, sino que, en el fondo, la verdad se sostiene sobre la sinceridad, y no otra es la savia que circula por la raíz más profunda del lenguaje.
‍‍ ‍‍

Josep Maria Esquirol, La resistencia íntima. Ensayo de una filosofía de la proximidad, Acantilado, Barcelona, 2015. ‍‍
‍‍ ‍

[Que no existan certezas...], Jorge Riechmann

domingo, 15 de julio de 2018
Linda Plunkett

Que no existan certezas absolutas no quiere decir que podamos prescindir de la cuestión de la verdad.

Jorge Riechmann, El siglo de la gran prueba, Baile del Sol, Tegueste, 2013.

[Puedes entender...], Mircea Cărtărescu

viernes, 13 de julio de 2018
Desnudo #106 N, Edward Weston 


Puedes entender lo inteligible, eso es la serenidad. Puedes entender lo ininteligible, eso es el poder. Puedes no entender lo inteligible y eso es el terror. Puedes no entender lo ininteligible, eso es la iluminación. Así como, en la oscuridad más profunda, no sabes si tienes los ojos abiertos o cerrados, a veces siento que, en el espanto y el estremecimiento de mi vida, ya no sé en qué parte de mi cráneo me encuentro.


Mircea Cărtărescu, Solenoide, Impedimenta, Madrid, 2017. Traducción de Marian Ochoa.

River runs deep, Miguel Floriano

jueves, 12 de julio de 2018
Hacia el río, Mark Demsteader

RIVER RUNS DEEP

Acaso no comprendas por qué escribo.
Acaso tú, con quien no debo
vigilarme, asir la piel, amordazar
el pensamiento, acaso tú, con quien traspaso
la secreta escala, y una vez
al otro lado del deseo
dejo de conocer admoniciones
y estériles renuncias, y murmuro
el misterio, y desdeño al fin
la servidumbre, y ofrendo todo
el movimiento, y ardo en él,
para los dos, acaso tú
no comprendas por qué escribo.
Poco importa. Jamás será el silencio
lo que amenace con triunfar,
sino la verdad que en él se oculta.

Escribo mejor de lo que sé
para sabernos un poco mejor.
Escribo porque también a ti te tiene
la ciudad y su aurora interminable.
Escribo porque respiras un aire lujoso,
pour voir les diamants élus,
porque tiemblas como un cielo estrellado
y acoge tu tristeza algo de súbito milagro.
Escribo para no tocar tu nombre
y esclarecer efímeras las cosas.
Para este instante escribo, nada más,
mientras laten las frías aguas y esperamos
un dolor indefenso, rectos en la bondad
y en la vehemencia,

para regresar libre y desnudo escribo,
para volver a este oficio, de nuevo verdadero,

dudando entre salvar
el poema o la distancia.

Miguel Floriano

Sudario, Miguel Floriano

miércoles, 11 de julio de 2018
Presencia y ausencia, John Batho

SUDARIO

De vuelta hacia nosotros, caminamos
dejando atrás un hilo suave,
sobre calles como cuerpos,
casi raíz de selva o nudo extraño
que la sombra aún interroga,
infinidad que la música sublima,
Dios último de los que piensan en la muerte
y dejan de temerla.
Jamás un rito de costumbre.
Tacto para el tacto, labio para el labio,
sed que se prolonga,
una forma de amar
lo bello y lo terrible.
Ah! redevenir rien irrévocablement!

Me pregunto qué habré dicho en otros besos.
Por qué toda palabra las cosas hiere
fatalmente.

Memoria, ¿respirabas?
Cuál es tu puerta, deseo.

Miguel Floriano
  

[Podemos imaginarlo...], Emil Cioran

lunes, 9 de julio de 2018
Patio, Emiliano Jatosti

Podemos imaginarlo todo, predecirlo todo, salvo hasta dónde podemos hundirnos.

Emil Cioran, Ese maldito yo, Tusquets, Barcelona, 2008 (1987).

[Queda el poema], James Salter

sábado, 7 de julio de 2018
Minor White

Todo lo que no está escrito desaparece, salvo por ciertos momentos que perduran, ciertas personas, días concretos. Los animales mueren, la casa se vende, los hijos son mayores, incluso la propia pareja se ha desvanecido, y aun así queda el poema.


James Salter, El arte de la ficción, Salamandra, Barcelona, 2018.