Amanecer, Julio Llamazares

domingo, 12 de abril de 2009


AMANECER
(OVIEDO)

El tren se ha detenido en la estación de una ciudad cualquiera.

Tras los amorfos sueños grises de cemento, hay un amanecer metálico y lechoso. Huele a café y a corazón de lluvia.

Una mujer vende tabaco y periódicos del día con la tinta fresca aún.

Voces. Rumor de pasos urgentes.

En los andenes, montones de viajeros y maletas.

Unos obreros suben al último vagón enormes fardos de aburrimiento.

A lo lejos, un hombre pasa silbando una canción con las manos hundidas en los bolsillos de la chaqueta.

Cuando el tren se va por fin, su silbido queda clavado en el corazón de la ciudad como un cuchillo.




Julio Llamazares, Versos y ortigas (Poesía 1973-2008), Hiperión, Madrid, 2009, p. 17.

2 comentarios:

Francisco dijo...

Raquel:

¿Qué otros libros de poesía incluye tras Memoria de la nieve, La lentitud de los bueyes y Memoria del ahogado?


Para reconstituyente primaveral hay viitaminas en:

http://www.prognotfrog.com

raquel dijo...

Bajo el título Los inicios, recoge un conjunto de poemas que escribió antes de La lentitud de los bueyes (entre ellos éste), y en Las ortigas presenta la poesía que ha escrito en los últimos años, después de los tres poemas de Memoria del ahogado.

Me ha sorprendido la poesía de Julio Llamazares, es diferente a lo que había leído hasta ahora. Y en La lluvia amarilla me recordó a otro Julio por el ritmo y musicalidad que consigue en sus frases; eso también es poesía.