[Ya no puedo quejarme...], Andrés Neuman

martes, 30 de junio de 2009


Ya no puedo quejarme:
de este lado tampoco sobra tiempo
ni tenemos a nadie que nos premie.
Apenas, si rebusco, encuentro voces
para decir adiós uno por uno
a todos esos días iguales a linternas.
Soy un árbol o casi,
una copa encendida,
una rama curiosa,
un tronco que pregunta,
una raíz con ganas,
un pedazo de tierra conmovido.



Andrés Neuman, Década (Poesía 1997-2007), Acantilado, Barcelona, 2008, página 260.

3 comentarios:

julián dijo...

Sabernos un pedazo de tierra-conmovido. ¡ que no es poca cosa!

No perder la capacidad de empatía con esta tierra que somos.

Palpitar al unísono de una mañana temprano camino a Los Caneiros.

Preguntarle al milenario tronco de los castaños, de tronco a tronco.

Con todo esto...llenar días a los que irremediablemente tendremos que decir adios pero que serán linternas en nuestro camino.

Hermoso poema, hermosa foto. Imposible mejor invitación a empezar las vacaciones.

PD Por cierto que tal los exámenes (pregunta retórica pero ineludible)

raquel dijo...

… y hermosa versión del poema. La referencia a las linternas me gusta incluso más que la original, además de que es una visión más alentadora.

En cuanto a las vacaciones, todavía tuve ayer el último examen, por lo que no llevo mucho tiempo disfrutando de ese estado. Y sobre las notas, a falta de saber la última, tengo en todas matrícula, así que no puedo quejarme…

julián dijo...

Guauuuuuuuuuuuuu Enhorabuena!
Disfruta mucho del verano ( ¿verano? !como no nos vayamos al Caribe!)