[Historias de fantasmas...], Charles Simic

martes, 19 de mayo de 2009

Historias de fantasmas escritas en ecuaciones algebraicas. Ante la pizarra, la pequeña Emily está aterrorizada. Las X parecen un cementerio de noche. El maestro quiere que hurgue entre ellas con un trozo de tiza. Todos los niños aguantan la respiración. La tiza blanca chirría una vez entre los signos de más y menos, y luego se calla de nuevo.


Charles Simic, El mundo no se acaba y otros poemas, DVD, Barcelona, 1999.

2 comentarios:

julián dijo...

Los que saben escribir pueden hacer de algo tan sencillo una pequeña pieza de arte. ¡Muy buena esta sugerencia!

PD. La foto anexa tiene toda la pinta de ser una clase de la facultad. Al menos un aspecto parecido tenía la mía.Pero hago notar una sensible diferencia.En mi "caja de cerillas"(así le llamábamos por su forma externa) desde los bancos sólo se veía una mesa igual de horrible, una pizarra igual de larga...y un gan paredón. En esta facultad de la fotografía, suponiendo que lo sea, ..........¡HAY ESCAPATORIA!

raquel dijo...

Sí, esta es mi clase, mi “querida” aula 9. Y bueno, es cierto que la escapatoria existe, pero no sé si será mejor que el paredón lo de tener una salida enfrente, encima de la pizarra, que resulta inalcanzable (a no ser que a alguien se le ocurra llevar una escalera o que le hayan nacido alas...).